Jorge Cancino  |  UNIVISION  |  @cancino_jorge

El gobierno del presidente Barack Obama planea la deportación de cientos de familias centroamericanas indocumentadas que llegaron a la frontera en la oleada de 2014, fueron detenidas por la Patrulla Fronteriza, se presentaron ante una corte y recibieron una orden de deportación final por parte de un juez de inmigración.

Citando fuentes ligadas a la operación, el diario The Washington Post dijo el miércoles que las expulsiones comenzarán en enero.

La campaña será ejecutada por agentes de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, por su sigla en inglés), dependiente del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por su sigloa en inglés).

Leer: Indocumentados despiden el 2015 como uno de los peores años de la década

Las fuentes declararon al diario, bajo condición de anonimato porque no están autorizadas para hablar públicamente, que el número estimado de deportados estaría en los cientos de migrantes, y que incluso podría ser mayor.

“Más del 94% de los detenidos ese año fueron liberados con una orden para presentarse ante una corte de inmigración y que sea un juez quien decidiera sus futuros en el país”, dijo a Univision Noticias el abogado Ezequiel Hernández. “Muchos perdieron sus casos y ya recibieron una orden final de deportación”.

A mediados de diciembre la Casa Blanca dijo que la Administración Obama estaba "preparada" para hacer frente al repunte de las detenciones de menores centroamericanos que intentan ingresar solos por la frontera de México a Estados Unidos.

El 20 de noviembre de 2014 el DHS fijó las siguientes prioridades de deportación:

Prioridad 1: Quienes sean considerados una amenaza a la seguridad nacional, de la frontera o pública (terroristas, personas involucradas en espionaje, criminales, pandilleros, entre otros);
Prioridad 2: Personas con historial extenso de violaciones de inmigración, quienes hayan cruzado la frontera recientemente (después del 1 de enero de 2014).
Prioridad 3: Personas con DUI, cargos por violencia doméstica, explotación sexual, robo y cualquier delito que tenga más de 90 días como penalidad de cárcel;
Prioridad 4: Inmigrantes con una orden final de deportación en o después del 1 de enero de 2014.

Durante el año fiscal 2014 fueron detenidos 68,541 niños migrantes cuando intentaban ingresar indocumentados a Estados Unidos. La mayoría de ellos eran originarios de Centroamérica (El Salvador, Guatemala y Honduras).

El abogado Hernández dijo que estas personas “se encuentran en la lista de prioridades de deportación que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por su sigla en inglés) dio a conocer el 20 de noviembre de 2014, cuando el presidente Obama dio a conocer la Acción Ejecutiva que incluye los programas DACA y DAPA”.


“Pero el problema principal es que estas personas, en comparación con otros indocumentados, es que son prioridad de deportación de acuerdo con el memorando del 20 de noviembre de 2014. Se trata de inmigrantes que llegaron recientemente, no tienen historia en el país, ni hijos ciudadanos, ni tampoco un trabajo”, apuntó.

“También añade aquellos indocumentados centroamericanos detenidos durante la oleada, no se presentaron a su día en corte y el juez les emitió una orden final de deportación en ausencia”, explicó.

“Todos ellos pidieron asilo pero sus casos fueron desestimados por los jueces, por eso el dictamen en contra y la orden de expulsión”, añadió.

¿Se puede parar la deportación? Hernández también indicó que en algunos casos “los afectados pueden detener la orden apelando la decisión de la corte de inmigración si tienen una razón humanitaria” y que para el efecto “deben buscar la asistencia de un abogado para que los asesore y presente el recurso”.

Fugitivos en una lista de prioridad

Para la abogada Lilia Velásquez, profesora adjunta de la Facultad de Leyes de la Universidad de California en San Diego, “la situación para todas estas personas es bastante seria”.

“Cuando ya existe una orden de deportación que no ha sido ejecutada, la persona se convierte en un fugitivo y sus nombres son puestos en una lista de prioridad urgente”.

Agregó que en el caso de que un deportado vuelva a Estados Unidos sin previamente haber cumplido con la Ley del castigo y tramitar un perdón, “si son arrestados son expulsados inmediatamente sin ninguna posibilidad de quedarse”.

“Son personas terminales. Un abogado no puede hacer nada por ellos”, indicó.

Previno que “la única ausencia justificada ante una corte de inmigración es demostrar que estaba hospitalizado y no se podía mover. La persona tiene seis meses de plazo para abrir el caso. No es fácil, pero es un recurso legal”.

El abogado Hernández advirtió que aquellas personas que no están en los domicilios “que dijeron y reportaron a las autoridades y recibieron una orden final de deportación, también se les considera fugitivos”.


Las prioridades de ICE

ICE confirmó a Univision Noticias que como parte de las prioridades de control anunciadas el 20 de noviembre de 2014, está “centrada en individuos que representan una amenaza para la seguridad, la seguridad pública y la seguridad fronteriza”.

“Esto incluye a individuos, ya sea solos o con miembros de familia, que han sido detenidos al intentar entrar ilegalmente a Estados Unidos, que cruzan la frontera recientes, y personas que han recibido una orden final de deportación en o después del 1 de enero 2014”, dijo Gillian Christiensen, vocera de ICE.

La portavoz agregó que recientemente “el secretario Jeh Johnson ha dicho que la frontera no está abierta a la inmigración ilegal” y que si las personas “vienen aquí ilegalmente, no califican para asilo y otro beneficio” por parte del gobierno. Y que junto con aquellos que tienen una orden final de deportación, “consistentemente con nuestras leyes y valores, serán enviados de vuelta a sus países de origen".

En 2008 el Congreso estadounidense aprobó la ley de Protección de Víctimas de Tráfico de Personas (TVPRA, por su sigla en inglés) que no permite que menores migrantes que viajen solos sean deportados de inmediato como ocurre con los mexicanos o canadienses cuando son detenidos por la Patrulla Fronteriza.

La legislación señala que los niños deben ser entregados al Departamento de Salud y Recursos Humanos (HHS) para ser procesados y que un juez de inmigración decida su futuro en Estados Unidos.

De los poco más de 68,000 niños arrestados en el año fiscal 2014 por la Patrulla Fronteriza, 73% son originarios de Centroamérica (Guatemala, El Salvador y Honduras), 25% mexicanos y 2% de otros países.

Los mexicanos fueron deportados de inmediato y el resto, 75%, han sido procesados de acuerdo con lo estipulado por la ley de 2008.

La Acción Ejecutiva que incluyó los programas DACA y DAPA se encuentra frenada por los tribunales de justicia desde el 16 de febrero. En noviembre el gobierno de Obama le pidió a la Corte Suprema de Justicia que revise la sentencia y se espera una respuesta preliminar a mediados de enero.

La medida ampara de la deportación a unos 5 millones de indocumentados padres de ciudadanos y residentes legales permanentes (DAPA, por su sigla en inglés) y dreamers protegidos por la Acción Diferida de 2012 (DACA, por su sigla en inglés).

Los beneficiarios, además, recibirán una autorización temporal de empleo renovable cada tres años. Y deben demostrar que están en Estados Unidos desde antes del 1 de enero de 2010 y carecen de antecedentes criminales.

El programa excluye a los migrantes indocumentados que llegan a la frontera después de esa fecha y los coloca como prioridad uno de deportación.

“Horrible e inaceptable”

Defensores de los derechos de los inmigrantes fustigaron las operaciones de deportación que lleva a cabo el gobierno de Obama.

“La campaña nacional secreta del DHS “es horrible e inaceptable”, dijo a Univision Noticias Kica Matos, directora del programa de derechos de los inmigrantes y justicia racial del Centro para el Cambio Comunitario (CCC, por su sigla en inglés). La activista también cuestionó el carácter secreto de los arrestos.

“Como resultado sabemos muy pocos detalles, incluyendo a cuántos se dirigen (los operativos), si todos ellos tienen órdenes de deportación o que tipo de acceso han tenido a abogados y a los tribunales”, precisó.

Matos dijo además que “durante una época del año cuando las familias están celebrando con sus seres queridos, la Administración tiene la intención de aterrorizar y separar a estas familias devolviéndolas a lugares que están huyendo por temor a ser asesinados, violados o torturados”.

“Si el secretario (Jeh) Johnson (jefe de la seguridad nacional de Estadios Unidos) continúa con este plan, él será responsable por las muertes y destrucción de niños inocentes y sus familias. Podemos y debemos hacer mejor como país. Nosotros, como movimiento, lucharemos en contra de estas medidas y haremos todo lo posible para asegurar que no se lleven a cabo”, aseguró.

La organización United We Dream dijo que la noticia es "terrible" pero que los indodumentados que resulten afectados por esta medida "les queda el recurso de comunicarse con las organizaciones para denunciar redadas y conocer sus derechos".

 


Comments

Thanks for excellent info I was trying to find this information

Reply
06/01/2016 2:35pm

good one

Reply

Your comment will be posted after it is approved.


Leave a Reply