Lo que se necesita es un nuevo pacto global que permita un manejo adecuado de la movilidad humana